MENU

Infoteca de Jumil

Infoteca de Jumil

No pegues tu chicle

No pegues tu chicle

El chicle tuvo sus orí­genes en nuestro paí­s, pero en 1860 el estadounidense Thomas Adams empezó a experimentar con la pasta, le agregó sabores y comenzó a venderla como goma de mascar, un invento que años más tarde ganarí­a gran popularidad.

El chicle mexicano tení­a grandes ventajas, era más natural y biodegradable. Ahora se ha convertido en un problema que nos afecta: se puede ver pegado en todas partes, en muebles, paredes, calles y árboles.

Se calcula que cada metro cuadrado de las aceras de la capital mexicana contiene 70 chicles en promedio, los cuales pueden acumular hasta 50 mil gérmenes transmisores de enfermedades como la neumoní­a. Los niños pequeños y animales pueden estar expuestos a dichos gérmenes y contagiarse.

Debemos hacer conciencia y en vez de tirar chicles en la calle, envolverlos en papel y depositarlos en un bote de basura.

Para mejorar el cuidado de nuestras calles se ha implementado un servicio llamado "Caza Chicles". Se trata de máquinas que utilizan vapor de agua para desprender la goma de mascar y son capaces de limpiar 12 mil chicles al dí­a.

¡No pegues tu chicle! Además de que se ve mal, contamina nuestro medio ambiente y pone en riesgo nuestra salud.