MENU
Usted está aquí:
Blog > Recicla aprendiendo a separar la basura de tu casa

Recicla aprendiendo a separar la basura de tu casa

Viernes 15 de mayo de 2015
  Imprimir    Enviar  
Por: Limpiemos Nuestro México
Todas las cosas que consumimos diariamente generan desperdicios, desde nuestra comida, hasta artículos desechables como el agua embotellada o el papel de revistas viejas. Sin embargo, la mayoría de nuestros desechos pueden ser separados y clasificados de manera que puedan ser utilizados muchas veces más. Antes de arrojar algo al cesto será mejor que conozcas la importancia de separar la basura.



Reciclar es algo que todos podemos hacer día a día y que no necesariamente requiere de recolectar la basura que nos encontremos en la calle y darles algún uso. También es un hábito que podemos adoptar y practicar desde nuestra propia casa. Casi todos los desechos que producimos en el hogar tienen la capacidad de ser utilizados una segunda vez o más. El reciclajees una actividad que consiste en recuperar y clasificar los desechos humanos para aprovecharlos en distintas formas. La regla básica del reciclaje comienza por algo muy simple: SEPARAR, y consiste en dividir nuestros residuos entre orgánicos e inorgánicos.


¿Como distingo la basura orgánica de inorgánica?


Distinguir entre una clase de desperdicio y otra es sumamente fácil. Los desechos orgánicos son todos aquellos que tienen la característica de ser biodegradables, es decir que pueden desaparecer gracias al proceso natural de la descomposición, como las cáscaras de fruta, restos de comida, cáscaras de huevo etc. Los residuos orgánicos son sumamente útiles, de hecho son la materia prima de algunas industrias o actividades económicas como la agricultura.


Una vez recolectando tus desechos orgánicos, puedes utilizarlos para formar composta y nutrir tu jardín o las zonas verdes del lugar donde vives. También puedes depositar tu basura orgánica en recolectores especiales que existen cerca de tu localidad. Con esta pequeña actividad estarás haciendo un gran aporte al medio ambiente.


Los desechos inorgánicos por otro lado, son todos aquellos que provienen de un proceso de fabricación humano y por tanto su tiempo de descomposición es muy lento, se trata de cosas como envolturas de plástico, botellas de PET, envases de vidrio, vasos de cartón, metal, etc. Si has arrojado basura inorgánica en la calle quizá deberías saber que ese envase o envoltura que abandonaste, tardará cientos de años en descomponerse, y por el contrario estará contribuyendo a incrementar el problema de la contaminación en el mundo.


Existen varios métodos para separar los desechos, el más simple es seleccionar entre orgánico e inorgánico y tener dos depósitos para ello. Pero puedes hacer un poco más y disponer en tu casa varios contenedores para cada producto inorgánico, uno para el vidrio, el cartón y papel, el plástico y otro más para el metal.


Una vez que reúnas los restos inorgánicos suficientes, puedes vaciarlos en bolsas marcadas con el nombre del tipo de desecho. Si conoces una planta de tratamiento puedes llevarlos tú mismo, si no, bastará con entregarlo a los recolectores de tu localidad, ellos se encargarán del resto y estarás facilitando en mucho la vuelta de este material a la vida útil.


El reciclaje es un hábito muy común en muchos lugares del mundo, de nosotros depende hacer de nuestro México un lugar más limpio adoptando estas simples prácticas de reciclaje desde nuestros hogares.