MENU
Usted está aquí:
Blog > Cuidemos de las cactáceas

Cuidemos de las cactáceas

Jueves 26 de mayo de 2016
  Imprimir    Enviar  
Por: Limpiemos Nuestro México
En el mundo existen cerca de 1400 especies de cactáceas, de las cuales México cuenta con más de 669. De toda la diversidad vegetal los cactus son una de las plantas con mayor importancia; averigua por qué.

Los cactus son una familia de plantas tan exclusiva, que solamente se encuentran en el Continente Americano; de hecho México, como el campeón en biodiversidad que es, alberga casi la mitad de todas las especies que existen. ¿Sabes qué es lo más sorprendente? Que 518 de ellas son endémicas, es decir que sólo existen aquí. Gracias a que son plantas sumamente resistentes y que evolucionaron para reproducirse en condiciones climáticas extremas, los cactus viven y crecen en zonas desérticas o con escasez de humedad, aunque también se les puede encontrar en lugares húmedos. 


En México, los principales lugares donde se distribuyen estas hermosas plantas son, los desiertos de Sonora y Chihuahua y en los Valles de Hidalgo y Querétaro donde viven cerca del 60 por ciento. También se pueden ver en gran cantidad en los estados de Puebla y Oaxaca; de hecho a lo largo y ancho de todo nuestro país, los cactus son una de las principales características de nuestros paisajes naturales y urbanos. 


Las cactáceas son una enorme familia de plantas que se divide en tres distintos grupos, entre los cuales se encuentra el nopal; otro de los grupos incluye a los cactus alargados, conocidos comúnmente como órganos, o los garambullos. El tercero y más raro de ellos incluye a los conocidos como cactus con hojas, o árbol del matrimonio; estos son los más primitivos que existen.


Estas plantas se caracterizan en su mayoría por sus espinas, y por los ambientes áridos en los cuales proliferan. Se ubican en la familia de las "Plantas suculentas" ; y aunque son muy similares en su forma a muchas otras, los cactus son inconfundibles tanto por su apariencia, como por la resistencia que tienen a ambientes sumamente extremos. 


Los cactus tienen una importante función ambiental en todos los lugares donde crecen, pues ayudan a recuperar humedad del ambiente e hidratar a miles de organismos que dependen de ellos para su supervivencia; algunos de ellos como alimento, y muchos otros incluso como vivienda. Aunque no lo creas, existen lugares en nuestro país, donde el clima es tan árido que lo único que se puede encontrar en kilómetros es un cacto. También ayudan a evitar la erosión de estos terrenos secos por medio de sus raíces.


Estas plantas nacieron hace cerca de 40 millones de años, y el motivo por el cual sólo se encuentran en América es sumamente curioso. Resulta que su aparición en la Tierra sucedió tiempo después de que el continente Americano se encontraba ya  separado del resto de los continentes. Así que su evolución a lo largo de toda América sucedió muy alejada del resto de continentes.


La rareza de sus formas y tamaños, así como el tiempo que tardan en desarrollarse y su dificultad para reproducirse a pesar de ser plantas sumamente resistentes, las han convertido desde hace muchos años, en auténticas reliquias naturales, altamente cotizadas entre coleccionistas alrededor de todo el mundo; quienes por medio de traficantes ilegales, pagan enormes sumas de dinero para transportarlas a Japón, China, y diferentes países de Europa.


Esta es la principal razón por la cual a pesar de ser uno de los más importantes representantes de nuestra diversidad natural, muchas especies de cactáceas se encuentran en serio peligro de extinción; pues al sustraerse de su medio natural, estos seres pierden la posibilidad de reproducirse; además de que su ausencia deteriora seriamente el medio ambiente del lugar donde fueron retirados.


La respuesta es simple, para cuidar nuestra biodiversidad y a las cactáceas lo único que debemos hacer es cuidar nuestro medio ambiente, especialmente las zonas naturales; pero sobre todo, nunca comprar o sustraer de su hogar alguno de estos seres. Afortunadamente existen cientos de variedades de cactos, que pueden ser reproducidas fuera de su medio, lo mejor es que son sumamente económicos. Si como nosotros eres un fanático de la belleza de estas extrañas plantas, compra una y cuidala en tu casa o jardín.