MENU
Usted está aquí:
Blog > Aprende a reciclar el agua de lluvia

Aprende a reciclar el agua de lluvia

Viernes 20 de mayo de 2016
  Imprimir    Enviar  
Por: Limpiemos Nuestro México
Es indiscutible la importancia que el líquido vital tiene para la subsistencia de todos los seres vivos en este planeta. Aprende a aprovechar la temporada de lluvia que se acerca reciclando agua. ¡Sin agua no hay vida!

Gracias a fenómenos como el calentamiento global, los ciclos anuales de lluvia también han sido alterados en muchas partes del mundo, haciendo que las temporadas húmedas duren más en algunas partes, o provocando graves sequías en otros lugares. Lo que es cierto, es que el agua, un líquido que por miles de años la humanidad ha derrochado, y que incluso pudimos llegar a pensar que no tendría fin; es un recurso cada vez más escaso, y con mucho mayor valor del que todos creímos. 


El agua no sólo es un líquido de consumo humano, sino que todo en el mundo gira alrededor de ella; su importancia en la naturaleza es tal, que la mayoría de los seres vivos estamos compuestos de un 70 por ciento de ella. Imagina qué sería de todos los seres vivos si se agotara. 


De hecho, el agua es el elemento donde habita más de la mitad de los seres vivos en el planeta. En los mares, lagos, ríos, e incluso en zonas donde nunca hubiéramos pensado que la vida fuera posible. 


Es por eso que además de cuidar el agua que recibes en casa, recolectar toda la que puedas, es una tarea sumamente importante; veamos el agua de lluvia como un regalo que la naturaleza nos brinda para ayudarnos a hacer tareas importantes y ahorrar cada vez más agua potable.  Con el agua reciclada de la lluvia podemos limpiar la casa, lavar el auto, regar nuestras plantas, utilizarla en el WC ,lavar nuestra ropa, vajilla e incluso bañarnos con ella.


Ahora que sabes cuán importante puede ser el agua pluvial para nosotros, sigue estos útiles consejos para reciclar el agua de lluvia


¿Cómo recolectar el agua de lluvia?


Empezando desde casa, puedes colocar recipientes grandes en cada lugar que reciba lluvia, como tu patio, o la azotea. Utiliza tantos baldes como te sea posible.


Si en el lugar donde vives la lluvia es más abundante o tienes un espacio que permita recolectar mucha más, puedes utilizar un tanque o recipiente superior a 1,000 litros, y colocar varios recolectores a lo largo de casa, conectarlos por medio de mangueras al colector principal, y de esa forma aprovechar al máximo toda el agua pluvial que puedas. 


La recolección y reciclaje del agua de lluvia depende mucho de tu ingenio, si te encuentras suficientemente motivado para difundir este hábito entre tus vecinos o comunidad, intenta encontrar la manera de instalar recolectores en lugares de uso común. El agua que reúnan podrá ser aprovechada por todos.


Cuidar el agua es una tarea de gran importancia, y la lluvia es un regalo que debemos aprovechar.